Las comunidades de las veredas de La Mancha y el Chuscal, se fortalecieron en su organización comunitaria para reformar sus sistemas de abastecimiento de agua.  La UTP, direccionó sus acciones para fomentar capacidades en los usuarios y líderes de los acueductos comunitarios de manera que se logrará gestionar tecnológica y administrativamente estos sistemas hídricos. Controlar las variables ambientales, físicas y organizacionales fue la clave del proceso de apropiación.